Friday, May 25, 2007

Si uno nace cuadrado no muere redondo...

Es el título de su biografía y por ende una declaración de intenciones, de este jugador que encarna como pocos el coraje y la entrega sobre un terreno de juego.
Para los que reclaman la lucha y el físico como santo y seña del fútbol actual, él corre 13 km de media por partido, para los que sólo se basan en los resultados, él enseña sus títulos de Campeón del Mundo de selecciones y Campeón de Europa de Clubes en los últimos 11 meses, siendo titular indiscutible en ambos (casi nada) y para los que sólo quieren ver a los virtuosos haciendo filigranas, él les descubre el secreto de su éxito: robar el balón y dárselo a uno que sepa que hacer con él.
Por eso este tipo se merece el respeto de todos, porque si todos fuesemos arquitectos, los edificios sólo se pensarían, pero nadie pondría los ladrillos.

Labels: