Tuesday, December 26, 2006

El primero...de muchos ?

El viernes 22 de diciembre acabé la primera novela de mi vida en inglés, "Deception Point" de Dan Brown, autor también del archifamoso "Código da Vinci" y del inadvertido "Ángeles y Demonios".

Ayer comenzé (también en inglés) su cuarta y última obra conocida hasta el momento "Digital Fortress".


De momento el ranking de novelas de Dan Brown (que es como decir el ranking de novelas leidas por mi) esta así:
1º --> El código da Vinci
2º --> Deception Point (demasiado enrevesada incluso para la ficción)
3º --> Ángeles y demonios (secuela oportunista tras el éxito del Código)

Este año también intenté adentrarme en una literatura de supuesta mayor calidad, leyendo el "Nombre de la Rosa", el cual no pude acabar (a mi eso de que me describan las vidrieras de una catedral durante 248 páginas me desespera un poco), pero sí que ví la película...y "La sombra del viento" el cual acabé a pesar de quedarme como estaba.

Por lo visto, tengo un paladar demasiado áspero para todo aquello cuya densidad literaria sea elevada, que le vamos a hacer.

De momento esta semana me compraré la novela escrita por Hugh Laurie - el Dr.House- ("The gun seller"), traducida como "Una noche de perros"), cuyo primer capítulo se puede leer en el anterior link.

Labels:

Monday, December 18, 2006

Deception Point

Decepción, si, y mucha. Un palo grande al perder un titulo muy, muy, muy importante. Digan lo que digan llegar a Japón cuesta un huevo y ganar, por lo visto, parte del otro.
Máxime después de estar jugando bien (en semifinales) y caer contra un equipo de medio pelo, que tuvo una sola ocasión en todo el partido, pero la metió.
Un equipo que de cada 100 veces perdería 99 con el FCB, pero que ayer, que era la que valía, ganó y nos dejó a las puertas de la gloria por segunda vez.
El mejor Barca de la historia no pudo cerrar el 2006 como se hubiese merecido, esperemos que dentro de un año Japón se acabe rindiendo...

Labels:

Thursday, December 07, 2006

Pasen y vean

El problema es que empezamos a ver como normal algo extraordinario, sin darnos cuenta de que deberíamos mantener en la retina cada pase (de espalda...), cada taconazo, cada dribbling, cada gol, cada sonrisa... porque pasaran muchos años para que alguien se haga digno de la corona del rey.

Labels: