Monday, November 21, 2005

Crónica 19 - N

En una ocasión como esta, dejaré que uno de los mejores periodistas deportivos de este país hable por mi...

"Un Barça glorioso"
La hinchada del Madrid reconoce la inmensa superioridad azulgrana, coronada con dos magníficos goles de Ronaldinho
SANTIAGO SEGUROLA - Madrid EL PAÍS - Deportes - 20-11-2005

REAL MADRID 0 - BARCELONA 3
Una noche para el recuerdo abrió heridas profundas en el Madrid y coronó al Barça en el Bernabéu, donde se asistió a un partido que recordó a otro inolvidable, aquel de Cruyff y el 0-5 que jamás se borrará de la memoria de los aficionados. El Barça desplegó todas las cualidades que le han convertido en el equipo más brillante del fútbol europeo. A la cabeza, Ronaldinho, autor de dos goles que terminaron con cualquier debate. La hinchada del Madrid lo reconoció con elegancia. Allí había un jugador excepcional y un equipo formidable. Del Madrid no quedó nada. Sólo desánimo y destrucción. La derrota sólo manifestó todos los síntomas que aquejan a un equipo que viene de numerosos fracasos y parece abocado a una crisis enorme.
El partido retrató la abismal diferencia actual entre los dos equipos. Uno responde a un plan. Está diseñado para jugar. Ficha para ajustarse a un modelo. El Barça no sólo es un equipo, es una idea de fútbol, una idea singular en estos tiempos, pero perfectamente conocida en un club que cambió radicalmente con Cruyff. Hay un hilo que conecta a aquel Barça con éste. Se observó con claridad en Chamartín. El Barça jugó con autoridad y clase. Y esta vez no le faltó el coraje que le faltó en otras ocasiones, cuando se presumía una superioridad que no terminaba de concretar. Enfrente tuvo a un equipo que no obedece a ningún plan. El Madrid es producto de una idea mercantil que ha destinado al fútbol a un papel secundario. Tiene estrellas, contrata jugadores, gasta enormes cantidades de dinero, pero es un equipo sin perfiles. Ni se sabe a qué juega, ni tiene posibilidades de jugar bien. Es un mosaico decepcionante, con una plantilla descompensada, con algunos jugadores en el crepúsculo de su carrera, todos ellos condenados a la titularidad por las peculiares prioridades del club. No faltaron Zidane, Beckham, Roberto Carlos y Ronaldo en el equipo que se enfrentó al Barça. Alguno venía de un largo periodo de inactividad -Ronaldo-, otros pasaron sus mejores días hace bastante tiempo -Zidane-, otro es el sello comercial del club -Beckham- y Roberto Carlos no tiene sustituto en la plantilla. Pero todos jugaron. A su alrededor, un equipo abnegado en el mejor de los casos, irrelevante en el plano futbolístico, inferior al Barça en todos los aspectos.
La hinchada asistió con amargura al desastre del Madrid y tuvo la grandeza de admitir la superioridad del Barça, encabezada por Ronaldinho, autor de dos goles impresionantes que le coronaron como el jugador del partido. Ronaldinho eligió el partido perfecto para proclamarse futbolista del año, balón de oro y todos los galardones que quiera. Es en noches como esta, donde los grandes futbolistas están obligados a manifestar sus poderes. Nadie en el Madrid pudo desafiar a Ronaldinho, Eto'o y Messi, la delantera que está destinada a protagonizar grandes días para el Barça y para la Liga española. Si el Madrid no reacciona con el proyecto futbolístico que ahora no tiene, el Barça tiene vía libre para hacer época. Es un equipo joven, brillante y bien construido. Con una particularidad, representa un ideal futbolístico tan poco corriente que se convertirá en un formidable reclamo comercial en todo el mundo. Todo lo que el Madrid pretende hacer con estrellas publicitarias, el Barça lo conseguirá por puro fútbol. Y con poco gasto.
No hubo discusión: el Barça se impuso en todos los órdenes. Acreditó su autoridad con goles, ocasiones y excelentes jugadas. Es posible que no sea un equipo impermeable. Concede oportunidades que son impensables en la Juve o en el Chelsea, pero su propuesta es magnífica. Juega al ataque y juega exquisitamente. Es la clase de equipo capaz de ganarse la admiración del Bernabéu. Pocas veces la hinchada madridista ha asumido con tanta resignación la grandeza del rival histórico de su equipo. Pero no hubo otro remedio. Cuando Ronaldinho protagonizó la maravillosa jugada del tercer gol, la gente se levantó, olvidó rencillas y ovacionó al jugador brasileño. Fue una ovación de reconocimiento a Ronaldinho y al equipo que había triunfado en el Bernabéu. Hay momentos donde el fútbol puede con todo. Ese fue uno.
Detrás de los tres goles del Barça hubo varios que no llegaron por la actuación de Casillas, el único jugador del Madrid que no pareció superado por el trago. Que eso ocurra ante su hinchada y en el partido más esperado de la temporada, es una pésima noticia para el Madrid. Derrotas de este calado tienen graves efectos sobre el club, sometido ahora mismo a un desánimo absoluto. Los aficionados salieron enfadados y aturdidos del encuentro, convencidos del difícil panorama que le espera al Madrid esta temporada y probablemente en el futuro como no cambie de política. En el otro lado, todo funcionó como la seda. No fue el típico partido que se sale de la realidad. Fue la consagración de la realidad. El Barça aplastó al Madrid con un juego que mezcló la serenidad, la precisión y la contudencia de sus delanteros. Todo con ingenio y clase. Fue una gran noche de Messi, que ganó con claridad su duelo con Roberto Carlos y salió vencedor en otro duelo virtual: el que mantiene con Robinho. Eto'o fue de nuevo el depredador implacable que destruye temporada tras temporada a la defensa del Madrid. Anotó el primer gol y en ningún momento se sintió cohibido por las censuras de los aficionados. Y finalmente Ronaldinho, autor de un partido grandioso, maradoniano por las cosas que hizo y por el efecto que dejó. Sus goles fueron dos obras de arte. Combinó la potencia, la velocidad, la astucia, la habilidad y la precisión. En Ronaldinho desembocó el magnífico partido del Barça, el mejor Barça que ha pasado por el Bernabéu desde la célebre noche de Cruyff y el 0-5.

Labels:

Friday, November 18, 2005

Una más...

...y van demasiadas.
Hay cosas que provocan que el fútbol sea uno de los deportes más desorganizados y con menos seriedad de la galaxia.
En pocas disciplinas deportivas los árbitros son tan decisivos, en pocos eventos la seguridad es tan baja, pero a cambio pagando la entrada a un partido puedes disfrutar de un espectáculo gratuito propio del "Cirque du Soleil" (aún recuerdo con admiración una moto ardiendo lanzada desde una grada de un estadio italiano...).
Todo esto viene a colación de los incidentes acaecidos en el Turquia - Suiza.
Resumiendo los hechos, los suizos llegan a Estambul donde tardan 3 horas en salir del aeropuerto, les pierden las maletas y casualmente el autobús que les tiene que llevar al hotel no aparece. Cuando parece lo apedrean.
Al término del encuentro a los suizos les cae una paliza de muerte (uno de los jugadores sigue meando con un cateter tras recibir varias patadas en los genitales) y los encierran en los vestuarios. Los cámaras de televisión que tratan de grabar el expolio también reciben lo suyo.
Una más..., una vez más que los turcos la lian (hace no mucho apuñalamiento a un seguidor del Leeds, etc, etc, etc).
Lo curioso: siempre son los mismos, turcos , griegos (ni citemos las encerronas de basket...) y demás enfermos mentales y pandilleros de nuevo cuño los que la lian, y nunca pasa nada.
Las autoridades deportivas permiten todo tipo de barbaries a los "Javis Navarros" y "Ultras" de turno con una impunidad absurda que perpetua este tipo de situaciones.
Ahora Joseph Blatter (suizo) baraja excluir a Turquia del Mundial 2010, medida tan justa como corta, pero que puede ser un buen comienzo.Caso de que no se produzca esa sanción, el mensaje es claro, lo eficiente es repetir las actuaciones fuera de la ley, volver a dar leña, volver a trampear, boicotear y ser violentos.
No se pierde nada...., porque nunca pasa nada, bueno afortunadamente en este caso si, Suiza al mundial y los turcos a la calle.
En una entrevista de la BBC le preguntaban a un hooligan violento:
- por que agredes a las aficiones rivales ?
- porque lo necesito, contestó.
El periodista argumentaba como fin a su reportaje que bastante castigo tenían estos muchachos con la estupidez mental galopante que arrastraban...
Yo no estoy de acuerdo, veremos si la FIFA opina lo mismo.

Labels:

Monday, November 07, 2005

Million Dollar Baby

El sábado a las 00,45 de la noche tuve la osadía de ponerme a ver una película, días atrás había comenzado a ver un film de boxeo con un reparto extrañamente destacado.
Aproximadamente a las 2 horas y cuarto, solo el placer de haber degustado una obra maestra contrarrestaba la desazón provocada por una de las películas más duras de los últimos años.
Según parece Clint Eastwood va a lograr algo inimaginable, que se le recuerde más como gran director que como actor. Morgan Freeman da lustre a cada plano, es un tipo que al margen de su categoría dramática, inspira confianza, un actor versátil que hace de la discreción un arte y que al contrario de Jack Nicholson por ejemplo, no necesita sobreactuar, porque con poco que haga ya le basta.
En medio de todo esto, recibiendo y dando palos Hillary Swank, una actriz que ya sorprendió en “Boys don´t cry” y que bajo mi punto de vista esta destinada a ser uno de los “monstruos interpretativos” del siglo XXI.
120 minutos de golpes físicos y media hora de ganchos al corazón, conforman un contundente peliculón, que huye de la lágrima fácil, pero que pasa, con una crudeza brutal, por un abanico de sentimientos que hablan de la esperanza y el desánimo, del coraje y la rendición, de la fortuna y la desgracia, del boxeo...y de la vida.
En definitiva, una historia bien contada que narra maneras de enfrentarse a las dificultades, teniendo siempre muy presente que "no hay nada escrito sobre cobardes...".

Labels: